20 feb. 2011

Chistes Crueles

chistes naufragos
Resulta que un barco naufraga, y se salvan solamente ocho personas: Siete hombres y una mujer, quienes logran llegar a una isla de esas que vienen a cuento en estos casos.
No les toma mucho tiempo recorrer la isla y descubrir que su subsistencia esta asegurada. Hay muchos animalitos chiquititos que pueden comer, ningún animalito grandote que se los pueda comer a ellos, y así se instalan y van viviendo de lo que la naturaleza les da.
Pasa el tiempo, y los ocho se van dando cuenta de que les falta algo. Después de buscar una solución concluyen que lo mejor va a ser que los tipos se acuesten con la mujer por turno, pasando una noche cada uno, de forma tal que la mujer tiene sexo todos los días, y los tipos una vez por semana. Muy contentos con la solución, siguen sus vidas, y así pasa un mes, dos meses, un año, dos, tres, cuatro años, hasta que un día, repentinamente, la mujer se muere.
Esto los apena mucho a los siete tipos, pero como son gente corajuda y que habían podido sobrevivir a tantas desgracias, resuelven que la vida continua y se toman las cosas con calma.
Así pasa un mes. El segundo mes sienten que ya no es lo mismo que antes, pero siguen adelante. Al tercer mes están un poco mas inquietos y les cuesta actuar como si nada hubiese pasado, pero son fieles a si mismos y enfrentan las cosas con la misma determinación que los mantuvo vivos. Al cuarto mes ya no aguantan mas. Entonces, se ponen de acuerdo y deciden enterrarla.

En el cine, la actriz principal está muriendo en los brazos del bueno. Al fondo de la sala se oye
-"SEXO, SEXO ya, antes de que se enfríe !"
Un calvo con una pata de palo es invitado a una fiesta de disfraces, pero no quiere que se noten sus defectos. Como no se le ocurre nada, le escribe una carta a una tienda de disfraces para que le recomienden algo. Tres días después recibe un paquete con un pañuelo y un disfraz de pirata, y adjunta una carta que decía:
-"Estimado Sr.: En el paquete le enviamos un disfraz de pirata. El pañuelo debe cubrirle su calva, de modo que no se notará y su pata de palo debe reforzar el disfraz, haciéndolo parecer más real..."
El hombre se insulta al ver que están haciendo énfasis en su pata de palo y le escribe una carta de queja. Dos días después recibe otro paquete:
-"Estimado Sr.: Aquí le enviamos un disfraz de cura. Esto debe disimular su pata de palo, que nadie notará. Por otra parte, su calva hará que sea más real el disfraz..."
El hombre se insulta más todavía, al ver que dejaron de fijarse en su pata de palo para hacerlo con su calva y le escribe otra carta de queja.
Tres días después recibe otro paquete:
-"Estimado Sr.: Aquí le enviamos un tarro de azúcar , le aconsejamos caliente el azúcar y se la eche completo en la cabeza, se meta su pata de palo por el culo y vaya disfrazado de Manzana acaramelada..."

No hay comentarios: